La lucha y el ejemplo de superación de Silvia Abascal

Una vez más, la vida nos demuestra que ninguno estamos a salvo. El 2 de abril de 2011, la actriz Silvia Abascal, sufrió un ictus que a punto estuvo de acabar con su vida. Fue hace ya dos años, durante la clausura del Festival de Málaga.

La actriz asegura que este incidente le cambió la vida, y ha decidido plasmarlo en un libro, Todo un viaje, que sale a la venta hoy 4 de junio. En él, cuenta su experiencia, y espera que sirva de ayuda para las personas que están pasando por la misma situación.

Su libro tiene dos objetivos: intentar ayudar a las personas que hayan sufrido o estén sufriendo una enfermedad cerebral parecida a la suya y contar la verdad de sus dos últimos años, desde aquel 2 de abril de 2011.

Silvia Abascal reapareció, muy emocionada, en la Gala de los Premios Goya 2012, para entregar el Goya al mejor actor de reparto, ganado por Lluis Homar con ‘Eva’.

En su última entrevista, para presentar su libro, la actriz hablaba abiertamente de cómo vivió el momento del desvanecimiento.

“Estaba totalmente consciente en el suelo, hecha un calamar en plena salida de maquillaje en el festival de Málaga. No sabía lo que me estaba pasando pero me decía ¿Cómo en este momento? Luego he agradecido mucho que fuera allí, en ese momento. Cinco minutos antes en la habitación del hotel, a lo mejor no hubiera podido marcar sola las teclas del teléfono”.

Silvia explica que se trataba de una malformación congénita, nació con ello y a los 32 años apareció.

Al preguntarle cómo se sintió en esos momentos, la actriz explica, que no lo vivió con miedo, “fue una cosa muy práctica, muy de vale, tengo esto y hay que operar. No hay otra, sí, hay que operar… A por ello…”.

Su gran apoyo, ahora y siempre, es su familia y su pareja. Y sobre todo el público, y los mensajes de apoyo y ánimo que ha recibido de todos sus seguidores. Además de su positividad y su fuerza.

Silvia Abascal - Dibujando periodistas

“Como te pongas a pensar todo el rato en el pasado, en lo que uno era, en lo que antes podía hacer… Es un: ahora estoy aquí y a partir de aquí, venga, a trabajar”.

Silvia sigue en un proceso de recuperación, asegura que las secuelas son muy graves, y que se trata de un proceso largo con trabajo que puede durar años, y ella, va a por todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *