Un ratito con IRENE VILLA

SAMSUNG

Ya os expliqué lo que es la Fundación Lo Que De Verdad Importa. Con motivo del congreso que celebraron en Madrid, tuve el placer de compartir un ratito con Irene Villa, una de las ponentes de Lo Que De Verdad Importa.

En cuanto me enteré de que Irene Villa era una de las ponentes del congreso de Madrid, me volví loca por reservar mi plaza. Es una de esas personas que tenía especial ilusión por conocer y escuchar. Yo ni siquiera había nacido cuando sufrió el atentado de ETA, y ver todas las imágenes en la conferencia, me impactó bastante; pero, despertó más mi curiosidad por conocerla.

IRENE VILLA PONENCIA LQDVI - DIBUJANDO PERIODISTASPude estar un ratito a solas con ella, en el que me trasmitió tanta ternura, confianza, cariño, y ánimo en mi futura profesión, que desde aquí solo puedo darle mil veces las gracias.

A continuación, os dejo la conversación que tuve con Irene, en la que me respondió de una forma encantadora, a unas preguntas para Dibujando periodistas.

Ella es escritora, conferenciante y periodista de opinión en varios medios de comunicación. Y sus esfuerzos están orientados a intentar transmitir valores y ayudar a quienes tienen que superar cualquier tipo de barrera.

Su historia comienza un 17 de octubre de 1991. Con solo 12 años, sufrió junto a su madre, un espantoso atentado de ETA que dio la vuelta al mundo. Irene perdió sus piernas y tres dedos de una mano. Su madre, una pierna y un brazo.

“Tenía dos opciones: estar toda la vida lamentándome y maldecir a los terroristas, o sobreponerme y hacerme fuerte”, comenta.

¿Fue difícil para ti perdonar? “Para mí no fue difícil, era una niña. Perdonando uno rompe el vínculo con el que te ha hecho daño. Si quieres ser feliz, hay que perdonar”.

Durante su recuperación, recibió el cariño de toda España. Dice, que aparte de su familia, por supuesto; mucha gente le mandaba cartas, incluso de fuera de España, también actores, cantantes… “La gente me transmitió confianza, y yo lo transformé en autoconfianza, afirma.

¿Qué te costó más superar, la situación física o la situación moral? “La moral, la verdad es que no me costó mucho, porque como tenía a mi madre, que fue la mejor moraleja que podía tener… Pero sí me costó más lo físico por las rozaduras de las prótesis, caídas…”.

¿De dónde sacaste la fuerza, a parte de tu familia? “De mi misma, la fuerza está dentro de ti. Y hay que ver la vida como un regalo, como decía María de Villota. La vida es un regalo, no una carga, a pesar de todo lo que te ha pasado”.

Irene confiesa, que siempre tiene presente el pensamiento positivo, y el optimismo, que es lo más importante ante cualquier situación. Nunca se olvida de: las 3As: Autoestima, Amistad, Actividad. Las 3Ds: Deseo, Decisión, Disciplina. Y las 3Ps: Paciencia, Prudencia, Perseverancia.

Al preguntarle por un antes y un después en su vida, ella lo tiene claro: “El día que nació mi hijo, más que el atentado, porque es que el día que nació mi hijo es un antes y un después. Es la felicidad plena, es el antes felicidad y el después de nacer mi hijo la felicidad infinita, absoluta, maravillosa, inesperada, y lo más. Vamos, ¡qué tienes que ser madre! (Risas).

Siguiendo el título del congreso, “Lo que de verdad importa”, Irene Villa, confiesa, que lo que de verdad le importa es: “Mi hijo ahora mismo, es que claro, ahora estoy con mi hijo… Pero también los valores y la inteligencia emocional, saber gestionar tus emociones de una forma positiva y siempre para delante, nunca para atrás, ni para coger impulso”.

En cuanto a los congresos que organiza la Fundación, explica: “Me aportan mucho cariño de toda la gente que me escucha, y también compartir algo que a mí me ha ayudado, entonces es como dar las herramientas que a ti te han servido para ayudar a otros”.

SAMSUNGAsegura, que lo más importante que ha aprendido en la vida, es que “hay que disfrutarla porque es muy rápida, y porque es muy fugaz…”.

 Irene continúa con su faceta literaria, y ha presentado, hace unas semanas, su último libro, “Nunca es demasiado tarde princesa”, y había que preguntarle a la autora: ¿para qué no es tarde en tu vida? “Pues, para aumentar la familia, que empecé tarde, con 33 años fui madre por primera vez, entonces nunca es demasiado tarde para tener muchos hijos (risas). Porque lo demás creo que lo tengo, es que lo demás no me importa tanto como la familia,  que es lo más importante. 

Respecto a sus planes de futuro: “Tener más hijos me encantaría, y seguir con el libro (“Nunca es demasiado tarde princesa”) y escribir más, a lo mejor”.

Para finalizar, Irene nos da un consejo a todos: “No tiréis la toalla, que hay mucho por conseguir. Y ojala os deis cuenta, de que lo que realmente importa está dentro de vosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *